Home Dinero Tus ahorros en 2014

Es paradójico pero qué hacer con la plata cuando a una le sobran unos pesos se transformó en un problema y fuente de inquietud. Nos preocupamos y morimos de ansiedad por que no pierda valor y por cómo hacer para que la inflación no se termine comiendo los muchos o pocos ahorros que podemos lograr. Acá te damos algunas opciones para que decidas, teniendo en cuenta dos variables clave que van a definir tu economía este año.

  • La primera es la inflación: igual que los últimos años, también en 2014 la suba de precios promete mantener un ritmo alto, tanto o más que el año pasado. Ese es el mayor obstáculo.
  • La segunda es el precio del dólar: en cualquiera de sus variantes (el dólar oficial, tarjeta o blue), el billete verde va a subir de precio. Es una variable a tener en cuenta si te animás a invertir. Seguí leyendo y te contamos cómo.

Te contamos qué podés hacer.  Estamos hablando de montos relativamente chicos, unos 5.000 o 10.000 pesos. Tal vez un poco más pero siempre un monto insuficiente para, por ejemplo, construir o adquirir un inmueble (desde un depto a una cochera).

1) En primer lugar, te acercamos el consejo de una experta, Isabel Pita, directora de Balanz Capital, quien recomienda acercarse al banco para consultar por los fondos comunes de inversión (o FCI). “Si ya te compraste todos los electrodomésticos que te faltan, cambiaste el auto y acabás de volver de vacaciones, los FCI pueden ser una buena opción, con rendimientos que rondan el 40% anual”, dice Isabel. Claramente, una opción que te sirve para cubrirte de la inflación. ¿Qué es un FCI? Isabel lo explica:

“Es una canasta de instrumento más y menos sofisticados, desde plazo fijo, bonos, acciones, en los que un experto que administra el fondo invierte tu plata. Es lo que permite que personas como vos, que no son expertas, puedan invertir para mantener o hacer crecer sus pesos”. La enorme ventaja que tienen los fondos comunes de inversión es la simplicidad: sólo tenés que ir al banco, asesorarte respecto del FCI que te resulte más apropiado (con algunos podés ganar más que con otros pero tenés algo más de riesgo también) y depositás igual que un plazo fijo. Si querés retirarlo,  lo podés hacer en cualquier momento, sin tener que esperar una fecha de vencimiento.

 

2) Otra opción, que en este caso está vinculada a la evolución del dólar, es buscar alternativas que estén asociadas a su precio.  Se conoce todos estos instrumentos como “dolar linked”, suena súper sofisticado pero no lo es tanto. La idea es que tus pesos aumenten en la misma proporción, o similar, que el valor del dólar. Está claro que estamos hablando del dólar oficial, pero aún así las ganancias es comparable con la inflación. Algunos bancos, como el Ciudad o el Supervielle y Nación, ofrecen plazos fijos con tasa de interés asociada al dólar, aunque tiene la desventaja que tenés que dejar tu plata como mínimo seis meses depositada. Una variante, si te animaras, es comprar bonos. Eso sí es más complejo y te conviene asesorate bien. Lo bueno es que podés entrar con muy poca plata.

 

 

 

Artículos Similares

Dejar un comentario

cinco × dos =