Home Purodato Fiestas + Regalos, combo explosivo para el bolsillo

Las Fiestas definitivamente son una época muy peligrosa para nuestro bolsillo. No sólo por los gastos extra y el presupuesto en regalos sino, también, ¡por lo que nos regalan!

El cumpleaños de una, el Día de la Madre, Navidad, todas fechas en las que, con algo de suerte, recibimos alguna que otra bolsa de regalo. Creo que como a la gran mayoría de nosotras, a mí, en general, lo que más me regalan (afortunadamente) es ropa, zapatos o accesorios. Es toda una suerte porque así gasto menos comprándome yo sola. ¿De verdad gasto menos?

Un amigo, marido ejemplar pero agudo observador del comportamiento de su mujer, asegura es es mentira. “No hay nada que haga más estragos en la billetera que los regalos que les hacen porque ¿qué hacen ustedes?: van a cambiarlos!!!. Y, por esas cosas de la vida, siempre tienen que poner apenas unos pesitos más para llevarse algo grandioso y terminan gastando fortunas”. Me reí muchísimo con su tono de queja burlona pero, para mis adentros, me sentí totalmente identificada con su descripción de los hechos. Es que tiene razón. ¿A quién de nosotras no le divierte ir a cambiar regalos? ¿Y quién de nosotras no considera que es como ir de shopping gratis? O casi, en realidad. Personalmente, es maravilloso cuando me hacen regalos buenos pero que no me terminan de gustar del todo.

“Diciembre es tremendo por lo que hay que gastar en comprarle regalos a todo el mundo y enero también es fatal por lo que se gasta en cambiar todos los regalos que nos hacen a nosotros”, seguía quejándose mi amigo quien, con ese comentario, me decidió a implementar el siguiente regla. Cuando el plan sea cambiar regalos, nunca “ponerle encima” para llevarme algo más caro más del 20% del valor del regalo original.

La definición de ese porcentaje es completamente arbitraria, igual que la regla, pero al menos es una pauta de conducta. Me la pueden copiar.

Virginia

Dejar un comentario

3 × cuatro =