Home Consumo Tu auto Qué mirar para asegurar bien tu auto (además del precio)

Tener un auto es una comodidad, sin duda, pero también es un gasto. Pagás impuestos (patentes) y también el seguro, ambos en relación al precio de tu vehículo. Con la patente, no hay nada que hacer, pero a la hora de elegir un seguro, prestá atención porque por el mismo modelo, podés encontrar entre las aseguradoras una diferencia de hasta 35% en el valor de la cuota. Claro que en lo que hay que fijarse en detalle es qué cubre cada una, además del valor asignado en caso de que te roben tus cuatro ruedas. Para eso, está lleno de cotizadores online en los que podés comparar precios y servicios de las distintas compañías.
Acá te detallamos algunas claves imprescindibles a tener en cuenta:

1) Para estar cubierta contra todo riesgo, es decir, estar cubierta de cualquier daño a tu propio auto, tanto si te chocan como si chocás vos, o cualquier otro posible incidente, la póliza a contratar es la más cara de todas. Pero las compañías te ofrecen una forma de abaratar la cuota: es la opción de contratar un seguro con “franquicia”. Se trata de una cláusula en la que se establece una suma de dinero a partir de la cual es la compañía la que cubre todo el costo del arreglo del auto. Por ejemplo, si te estrolaste y el arreglo te sale $ 7.000 y tu póliza tiene una franquicia por $ 2.000, el seguro paga los $ 5.000 restantes. Si el arreglo saliera $ 20.000, vos seguís poniendo los $ 2.000 de tu franquicia y el seguro el resto

2) Otra variante es que esa franquicia se defina en porcentaje, entre un 1% y 3% del valor del vehículo, según el tipo de auto y el acuerdo que definas con la compañía.

3) En cualquier caso, un seguro contra todo riesgo es lo más recomendable en caso de los autos importados, de alta gama o con dificultad de conseguir repuestos, lo que siempre encarece los arreglos. Si no es tu caso, es cuestión de evaluarlo.

4) La diferencia de precios entre una póliza denominada “tercero completo” (cubre el arreglo del vehículo al que vos choques, por ejemplo, más granizo, cambio de ventanillas y parabrisas) y todo riesgo ronda los $ 100. La diferencia es mayor si comparás con una póliza sólo “contra terceros”, que es lo mínimo exigido por ley e incluye responsabilidad civil y el daño al otro vehículo solamente.

5) Si sos totalmente conservadora (o te tenés cero confianza al volante) y preferís pagar antes que correr riesgos, apuntá a las pólizas que incluyen la reposición de tu 0 KM o, como mínimo, de la llave ya que con el sistema de cierre a distancia, resulta carísima si la perdés.

Artículos Similares

Dejar un comentario

dos + catorce =