Home Enterate Nuevos créditos personales UVA: ¿convienen?

por vporce – 

Igual que con los créditos hipotecarios, cuya oferta se reactivó tras la implementación del nuevo sistema de ajuste por inflación llamado UVA, los bancos están extendiendo esta modalidad a los créditos personales al consumo. Al ajustar por inflación, tanto la cuota como el capital que se adeuda -esto quiere decir que si sube la inflación, aumenta la cuota y también el monto total que le debés al banco-, la tasa de interés es mucho más baja (de 45% anual pasa a menos de 10%) porque el banco tiene muchos menos riesgo. Entonces, la cuota por cada $ 10.000 de préstamo también baja a una tercera parte.

El Banco Ciudad y el Banco Provincia y el Banco Provincia ya ofrecen esta modalidad, ideal para comprar autos o refaccionar tu casa.

En el caso del Banco Ciudad, los nuevos créditos personales en UVA se ofrecerán a una tasa de interés desde 7,9% anual. Para la compra de autos, ofrece una línea de crédito especial con una tasa del 3,9%. El monto máximo a otorgar llega hasta $ 1 millón, con un plazo de hasta 72 meses. Va un ejemplo de por qué puede resultar conveniente: el nuevo préstamo, para un monto de $ 100.000 a 72 meses presenta una cuota inicial de $ 1945, mientras que en los créditos tradicionales del mercado a tasas fijas, variables o combinadas ronda los $ 5200.

El secreto es que el uso de este sistema permite reducir las tasas de interés haciendo mucho más accesible el crédito, aunque no está exenta de riesgo. Es que el componente fundamental para lograr una cuota accesible es la tasa baja, que está asociada a que las cuotas no son fijas. Por el contrario, las cuotas se ajustan de acuerdo a la variación de la unidad de medida llamada UVA, atada a la inflación. Existe un límite a este ajuste en caso de altísimos niveles inflacionarios: cuando el índice de precios supera en 10 puntos al índice de variación salarial, se agregan cuotas, extendiendo el plazo del crédito.

La gran diferencia con los créditos hipotecarios UVA, es que al ser un plazo mucho más corto -los préstamos personales no van más allá de 6 años contra los 30 de los hipotecarios- el riesgo para los deudores se reduce notablemente. Y si la inflación baja, la tasa de interés es razonable.

El gran riesgo es que esto no ocurra. Ante esa posibilidad, es importante asegurarse que la relación cuota/ingresos de 25% se mantenga. Esto es que el monto a pagar por la cuota no supere nunca la cuarta parte de los ingresos disponibles.

Artículos Similares

Dejar un comentario

catorce − Trece =