Home Consumo ¡¡No caigas en la trampa!! Los 5 trucos más habituales en los...

local de ropas con descuentos

Saber si una está pagando caro o barato es prácticamente imposible. A lo sumo, podemos saber si estamos pagando poco o mucho según sean nuestras expectativas o nuestro presupuesto. El precio es uno, es un dato objetivo, pero si es alto o bajo eso ya depende, en gran medida, de nosotras mismas. Mucho más si tenemos en cuenta el gran repertorio de trucos y estrategias de marketing que aplican los comercios para que caigamos en distinto tipo de ilusiones de consumo. Por ejemplo, que es tamos ante una gran oportunidad, que algo es caro porque es bueno, que en ese local todo es súper barato, etc.  A continuación te contamos los 5 trucos más comunes para que tus compras sean por decisión propia y no por inducción de los vendedores.

Truco 1: El obvio $ 9,99

Es increíble, no puede haber una estrategia más evidente que ésta en las vidrieras. Pero está totalmente estudiado y por más que sea una técnica más vieja que Matusalen y todas sepamos que en eso hay una pequeña trampa, sigue siendo de lo más efectiva. Cuando nos fijamos en los precios, todos tendemos a mirar el dígito de la derecha. Si nos ponen que algo cuesta 49,90 pesos, lo asociamos al rango de los 40 pesos, mientras que si te ponen 50,00, se quiebra una barrera psicológica. Si se trata de comparar, hay que hacer el mínimo esfuerzo racional para registrar que estamos hablando de lo mismo.

Truco 2: La gran oferta/descuento liquidación

Es puro cuento. Bah, es verdad que el precio en definitiva es más bajo que el que aparecía antes o el que se instaló en algún momento pero, lo cierto, es que el precio de venta calculado por fabricantes y comerciantes contempla desde un principio la  “oferta” o “liquidación” para mantener el margen de ganancia que va del 35% a más del 50% (sobre los productos, no hablamos de la ganancia o no de las empresas). Eso explica que las liquidaciones de temporada, por ejemplo, empiecen cada vez con mayor anticipación. Formalmente, el 1 de julio arrancaron muchísimas marcas pero lo cierto es que de maneras muy indirectas empezaron mucho antes. Por ejemplo, durante junio, varias marcas de moda ofrecían rebajas de 40% y hasta 3 cuotas con distintos bancos. A partir de julio, ya no hubo promociones y la liquidación fue “oficial”. Una prenda que valía 1.700 pesos ahora vale 1.000, lo cual es una rebaja más que interesante. Pero si una la hubiera comprado con la promoción del banco en la última semana de junio, hubiera creído que era una gran oportunidad cuando la realidad es que a partir de la semana siguiente, esa oportunidad seguía más que vigente. La pregunta es cuánto va a valer esa prenda a principios de agosto.

Truco 3: El precio cazabobas

Esta estrategia es una de las más efectivas y, si la detectamos, puede convertirse en una real oportunidad para nosotras. Con el objetivo de crear la percepción de precios más accesibles que lo habitual, los comercios que operan en segmentos medio-alto de precios deciden promocionar a precios realmente bajos uno o dos artículos, que ubican en lugares bien visibles. Es súper común encontrar estas perlas en grandes tiendas. Pero se trata de eso: de perlas. No es que todo esté barato en ese lugar. Sin embargo, es inevitable: vemos que un par de zapatos divinos está casi a la mitad de lo que cuesta en otros lugares y tendemos a mirar el resto de los productos con la idea preconcebida de que también están relativamente más baratos que el mercado o que los precios normales que se pueden encontrar en esa marca. Está claro que no es así: seleccionando un par de productos y promocionarlos a muy bajo precio, se genera una ilusión de accesibilidad respecto de todos los precios del local y también de excepcionalidad, es decir, sólo por ahora. El combo perfecto para que caigamos en la trampa. Si lográs evitarla,  hacés  negocio. Te llevás el par de zapatos preciosos y punto.

Truco 4: El precio top

Hay productos que sólo valoramos si son caros. De la misma manera que el 9.99 simboliza una oferta, en determinados rubros un precio alto hace que juzguemos como “bueno” el producto. Esto es especialmente cierto en perfumes, joyas y también en cuero (a muchas nos cuesta distinguir el cuero de buena calidad por lo que usamos la variable del precio para decidir si es “de verdad” o sólo un material que lo imita muy bien). En este tipo de artículos, un precio bajo nos genera desconfianza e, incluso, nos quita el disfrute de la experiencia de compra, amén de crearnos cierta inseguridad a la hora de usarlos. De ahí el enorme mark up (remarcación sobre costo del producto) que existe en esos rubros, que supera largamente 50 por ciento. Imagináte: si encontráramos algún anillo de cualquiera de las marcas más famosas a mitad de precio, no lo querríamos comprar y, lo más probable es que en el largo plazo, esa marca se termine fundiendo.

Truco 5: Precios personalizados (on line)

Este es uno de los trucos que se vienen. Ya ocurre en otros lugares del mundo, donde el comercio electrónico está muchísimo más desarrollado: se trata de un historial que llevan los sitios con tus compras realizadas, información que pueden aplicar a hacerte determinadas ofertas o cobrar un precio diferencial por algunos productos. Esta estrategia, claramente, es más fácil online ya que hacer modificaciones puntuales de precios es complicado en los locales (más allá del mano a mano con la vendedora o el regateo) pero, en la web, el software lo puede todo. También hacerte gastar más.

Artículos Similares

Dejar un comentario

5 + 20 =