Home Dinero Tu negocio Negocios buenos de verdad

Uno de los principales motivos porque una decide apostar a crear su propio negocio es, entre otros, la independencia. Hacer lo que a una le gusta como una quiere y cree es lo mejor para mantenerse y desarrollarse. En pocas palabras, ganar plata. A veces, y por suerte cada vez más frecuentemente, esa ambición se combina con una vocación de que el negocio sea bueno para una pero también para los otros. Que tengan impacto en los demás.

A estas empresas se las conoce como emprendimientos sociales y son las que, con estrategias de mercado, apuntan a resolver una problemática social. Por ejemplo, el desempleo entre las personas con discapacidades. En la Argentina, la tasa de desocupación en este segmento de la población en condiciones de trabajar es de 80% mientras que la tasa general es de 7,2%. En Estados Unidos y muchos otros países, ambas tasas son iguales. Esto quiere decir que ahí hay un “nicho” donde operar.
Natalia Ca, fundadora de Inclyeme.con, un portal de RRHH dedicado a los empleos inclusivos, explica es mayor la cantidad de puestos de trabajo disponible que postulantes. “A diferencia de otros países de la región, nosotros no tenemos una ley de cupo, sólo existe para el Estado. Eso hace que posibles candidatos crean que no van a tener chance de encontrar un trabajo”, dice. Pero lo cierto es que existen muchos rubros en los que pueden desarrollarse. Por ejemplo, tecnología. Esta industria es una de las más demandantes de gente y hasta existe software para que no videntes puedan ser programadores. También empresas de seguridad demandan personas incapacitadas de caminar como servicio de vigilancia para las góndolas de los supermercados ya que su línea visual está a la altura de la mitad de las góndolas, donde se produce la mayor parte del robo hormiga. Ejemplos como esos se pueden encontrar muchos más.
Las empresas sociales también pueden apuntar a solucionar problemas ambientales. Si vos estás en ese dilema de querer crecer económicamente pero también ayudar, un proyecto de este tipo puede ser una gran satisfacción. Te contamos qué tenés que tener en cuenta:

1

El principal propósito de un emprendimiento de este tipo es contribuir a la solución de un problema social y/o medioambiental , aun cuando se esté buscando un beneficio económico. Apunta a obtener los tres resultados.

2

El modelo de negocios está diseñado para mejorar la calidad de vida de comunidades o segmentos de la población postergadas. Ser rentable es un medio para lograrlo.

3

Esto es importante a la hora de repartir las ganancias, ya que estas empresas priorizan generar los beneficios para darle más impulso a su actividad y lograr un mayor impacto.

4

También hacia adentro este tipo de empresas son particulares: su estilo de management y procesos en la toma de decisión deben ser transparentes y también muy participativos.

5

Existen varias organizaciones, conocidas como aceleradoras, que asisten a empresas de este tipo que, claramente, se mueven en un terreno complejo. La Red Argentina de Apoyo a las Empresas Sociales núclea a varias de ellas, como Equitas Venture, Njambre, Nesst o ENI Di Tella.

Dejar un comentario

12 − 10 =